fbpx
El negocio de la televisión por ‘streaming’: ¿una nueva burbuja?

El negocio de la televisión por ‘streaming’: ¿una nueva burbuja?

Cuando Reed Hastings –director ejecutivo y fundador de Netflix– se jactó de que lo que más le preocupaba era la necesidad del ser humano de cerrar los ojos unas horas, estaba enviando un mensaje a sus rivales; en especial, a HBO y Amazon, dos de las plataformas de streaming con las que libra la guerra por la nueva televisión. Dicho en plata, les estaba espetando: «No sois rivales para Netflix».

Ese tiempo que sus abonados ‘perdían’ durmiendo era el único tope productivo que retrasaba a la multinacional en su ambición por coronarse como proveedora universal de ficción televisiva. Corría el año 2017 y la pelea por colonizar nuestro tiempo libre no había hecho más que empezar. Un año después, Hastings seguía subestimando a sus rivales.

«¿Competencia? Nuestra competencia es Fortnite (un videojuego)».

En 2020, sin embargo, el panorama ha cambiado. La guerra del streaming es encarnizada. Y en liza hay media docena de ejércitos formidables; entre ellos, Disney, Apple TV+, HBO Max (que llega en mayo), Amazon Prime Video…, además de un puñado de secundarios. El resultado es incierto, pero definirá nuestra manera de consumir televisión durante los próximos años.

Netflix presume de tener 167 millones de suscriptores en más de 190 países. Pero Hastings reconoce que su plataforma ha experimentado un frenazo. Ha acusado la irrupción de Disney Plus en noviembre, que ya ronda los 41 millones de abonados en Estados Unidos y se estrena en Europa el 24 de marzo. Por otro lado, Jeff Bezos –CEO de Amazon– acaba de anunciar que ha superado los 150 millones de suscripciones de pago, aunque su negocio no es la televisión, sino la venta on-line, pero con la golosina de las series mantiene a sus compradores fidelizados. En fin, pocas clientelas más fieles que la de Apple, que ha fichado a Spielberg para su tele, inaugurada en noviembre, un incentivo para vender más iPhones.

Un videoclub inagotable

El streaming, que permite el visionado inmediato de un programa sin necesidad de descargarlo, acapara ya el 60 por ciento del tráfico de Internet. Netflix sigue en cabeza, pero pierde terreno. Según un estudio de la compañía Sandvine, el consumo de series y películas a través de esta plataforma representa el 12,6 por ciento de los datos planetarios, pero llegó al 19 por ciento en 2018. YouTube la sigue con el 8,7 por ciento.

Es un mercado que, de momento, nadie domina. Muy fragmentado y con síntomas de saturación. El modelo de negocio del que Netflix fue pionero se basa en dos premisas. Del lado de la programación, funciona como un videoclub inagotable, sin anuncios. Y a un precio asequible, entre 5 y 15 euros, menos de lo que cuesta un DVD. Del lado de la producción, es una churrería que está constantemente poniendo en la freidora nuevo contenido. De rebote, la piratería se ha convertido en un problema menor. ¿Para qué arriesgarse a coger un virus cuando te lo dan tan barato?

La prueba de que es un modelo exitoso es que en el mundo ya hay 700 millones de hogares abonados a unas 30 plataformas. Si consideramos que cada hogar lo componen una media de tres miembros, y que los jóvenes suelen compartir sus suscripciones entre amigos, ¡un tercio de la humanidad ya consume esta televisión!

Y hay que alimentar a la ‘bestia’. Se invierten 100.000 millones de dólares al año (90.000 millones de euros) en nuevas series y películas, tanto como en la industria petrolera de Estados Unidos. Pero el modelo puede morir de éxito. Los analistas advierten de que estamos ante una burbuja, una de esas gigantescas que el capitalismo incuba cíclicamente. Y es de tales proporciones que The Economist la compara con la fiebre del ferrocarril en 1860, la del automóvil en 1940 y la del fracking en este siglo.

Es un mercado, además, muy endeudado. El gasto en producción propia y los acuerdos para adquirir licencias han provocado que estas compañías hayan pedido prestados 500.000 millones de dólares (453.000 millones de euros). ¿Será 2020 el año del pinchazo de la burbuja? Desde luego, mantener el ritmo de estrenos –532 series el último año– sería una proeza. Y quizá una temeridad. Pero las plataformas están atrapadas en esta dinámica porque es un negocio basado en las suscripciones, no en los ingresos publicitarios (de momento). No necesitan publicidad, pero terminarán necesitándola, auguran los expertos, porque las cuentas no salen. Como enseñó Bezos antes de convertirse en el hombre más rico del mundo, no hace falta que salgan… siempre que aniquiles a tus rivales.
Así que Netflix intenta convencer al espectador de que su catálogo es tan amplio que no debe irse a la competencia. Y se gastó el año pasado 15.000 millones de dólares en producción propia para demostrárselo. Pero la competencia tiene la misma idea. ¿Resultado? ¡Más madera! La primera víctima ha sido YouTube Premium, cuyas series han pasado a ser gratis desde enero. El pago no ha funcionado. No hay sitio para todos.

Eludir el pago de impuestos

Mientras tanto, la televisión tradicional pierde ingresos y audiencia. En España ya hay seis millones de abonados a las plataformas de streaming estadounidenses y otros siete millones de clientes que pueden ver las series incluidas en los paquetes de Internet y telefonía de los tres grandes operadores de telecomunicaciones (Movistar, Orange y Vodafone). Las cadenas en abierto (Mediaset y Atresmedia) también se han sumado a la contienda.

Al regulador (y a Hacienda) la nueva televisión lo ha pillado en Babia. Las plataformas estadounidenses se las ingenian para escurrir el bulto a la hora de tributar, desviando su facturación a sociedades pantalla en terceros países. Y tampoco ayudan a financiar el cine europeo y Radio Televisión Española, una obligación que sí tienen los operadores nacionales.

Producir una serie de éxito no es barato. El espectador se ha acostumbrado a la ‘pata negra’. Un episodio de Stranger things ronda los 8 millones de dólares; uno de The Crown, 13 millones; los de la última temporada de Juego de tronos, 15… ¿Cómo puede ser buen negocio producir tantas series (y de tanta calidad)? De momento, no lo es. Todas las grandes plataformas gastan más dinero del que ingresan. Pero será rentable para las que sobrevivan. Disney calcula que solo conseguirá beneficios del streaming a partir de 2023 y confía en haber consolidado para entonces sus tres plataformas: Disney Plus, ESPN Plus y Hulu, su última adquisición. HBO Max no será rentable hasta 2025.

En cuanto a Netflix, arrastra una deuda de 12.000 millones de dólares. De hecho, la diferencia entre lo que ingresa por suscripciones y lo que gasta en nuevos contenidos es sustancial. Pero tampoco se pueden quejar. Las acciones de Netflix valían un dólar en 2002; hoy valen 343, aunque son muy volátiles. No obstante, Ted Sarandos –el responsable de contenidos– ya ha pedido a los directores de las series que se corten con los gastos.

Además, Netflix vigilará quién comparte sus credenciales, cuando hasta ahora hacía la vista gorda. También ha cambiado la forma en la que contabiliza los visionados de su contenido. Normalmente, consideraba espectadores a aquellas cuentas que habían visto al menos el 70 por ciento de una serie. Ahora basta con una reproducción de dos minutos. Infla los datos con la esperanza de tranquilizar a sus inversores. Con esta nueva manera de medir, puede presumir de que la primera temporada de The witcher ha sido vista por 76 millones de hogares el primer mes.

La burbuja, de momento, tiene a dos gremios pellizcándose. Uno es el de los guionistas, que empiezan a recibir la consideración que se merecen. Otro es el de los espectadores, que tienen mucho y bueno a su disposición. Al cliente se lo mima. No en vano Reed Hastings fundó Netflix por un berrinche. Le pusieron una multa de 40 dólares en el videoclub, allá por 1997, por no devolver a tiempo una peli alquilada. Y se juramentó que ofrecería un servicio que siempre tuviera contentos a sus clientes. De momento, lo ha conseguido. Está por ver cuánto durará el idilio.

Fuente: https://www.xlsemanal.com

Facebook introducirá streaming de juegos en Android

Facebook introducirá streaming de juegos en Android

Facebook trabaja en multitud de mejoras para su aplicación en Android. Los juegos van a ganar protagonismo en la aplicación de la red social, ya que van a poder hacer streaming directamente en su teléfono desde la aplicación. Se trata de una función que se encuentra actualmente en fase de pruebas en la aplicación para Android. No sabemos si será también real en iOS.
Facebook introducirá streaming de juegos en Android

Como ocurre con muchas de estas funciones, ha sido Jane Wong quien ha descubierto la misma. Por ahora está oculta, pero llegaría dentro de poco a la red social.

Juegos en streaming

Facebook lleva ya un tiempo trabajando en el streaming de juegos, lo han hecho ya este pasado otoño con un par de títulos. Por eso, parece que esta nueva función de la red social es más bien una ampliación de algo que lleva meses siendo desarrollado. Lo que parece claro es que la firma está apostando por los juegos como una forma de mantener a los usuarios en la app.

No se sabe demasiado sobre esta función, pero podría ayudar a los usuarios a tener acceso a algunos juegos en sus teléfonos, sin necesidad de descargarlos en el teléfono. Esta sería una de las claves en un servicio como este.

Facebook no ha revelado nada sobre esta nueva función por el momento. De manera que tendremos que esperar a que se sepa más sobre cuándo podemos esperar que se haga oficial en la red social. No debería tardar demasiado en llegar.

Los equipos de audio en streaming de Cambridge Audio ya son compatibles con Roon

Los equipos de audio en streaming de Cambridge Audio ya son compatibles con Roon

Cambridge Audio acaba de anunciar la llegada a sus equipos de sonido de alta fidelidad con capacidades de streaming de una nueva actualización que añade compatibilidad con el sistema de gestión de contenidos musicales Roon.

Se trata de un software que ayuda al usuario a recopilar información adicional sobre su música digital como fotos, letras de las canciones, datos sobre los autores, etc. facilitando la organización de los contenidos, aunque para ello es necesario contar con un ordenador Windows o Mac.

La mejora estará disponible inicialmente en las líneas de equipos EDGE NQ y CXN (V2), ambos con capacidades de streaming y que tras descargar la nueva actualización podrán controlar el volumen de la reproducción desde el propio software de Roon.

Además, una vez actualizados contarán con la certificación «Roon Ready» que debería asegurar la conexión transparente con el software sin necesidad de hacer posteriores configuraciones, bastará con seleccionar la opción desde el dispositivo EDGE NQ o CXN (V2) para poder acceder a las funcionalidades de Roon.

Fuente: https://www.xatakahome.com

Disney+, todo sobre el nuevo servicio de streaming

Disney+, todo sobre el nuevo servicio de streaming

Microsoft y Samsung anunciaron ayer una alianza estratégica centrada en el streaming de videojuegos en la nube.

El anuncio se realizó durante la retransmisión del evento Galaxy Unpacked, en el que Samsung presentó sus nuevos dispositivos.

Por el momento no han desvelado muchos detalles acerca de la colaboración (ambas compañías han comentado que sabremos más en 2020), pero parece claro que xCloud forma una parte importante del acuerdo.

Kareem Choudhry, el líder del proyecto xCloud, ha comentado esto a The Verge: «Hemos visto una respuesta positiva de los participantes de las pruebas de Project xCloud en diversos dispositivos Galaxy, y la cosa solo va a ir a mejor a medida que sigamos trabajando estrechamente con Samsung en refinar la experiencia. Es un momento emocionante para estar trabajando en Project xCloud, y tenemos muchísimas ganas de compartir más acerca de nuestro trabajo con Samsung más adelante este mismo año.»

Durante la presentación también se desveló que Forza Street llegará a la Galaxy Store, Google Play y la App Store en breve tras su paso por Windows 10.

Puedes ver el fragmento centrado en la alianza de Samsung y Microsoft a partir de 1:19:00 en el vídeo:

Fuente: https://www.eurogamer.es

Apple, para reforzar su posición en el streaming, quiere hacer una serie de la caída de WeWork

Apple, para reforzar su posición en el streaming, quiere hacer una serie de la caída de WeWork

El contenido original se ha convertido en la mejor herramienta de las plataformas de streaming de Video-on-Demand (VoD) para expandir sus librerías. Y no es para menos. Netflix perdió los contenidos que más vistas le generaban, entre ellos Friends, con el lanzamiento de HBO Max. Luchar por los derechos de productoras como Studio Ghibli se hizo una cuestión caótica, por decir lo menos. Incluso grandes como Disney no han podido asegurar ni sus propias películas.

A la vez, hay bastantes estudios sobre la efectividad del contenido original para atraer nuevos suscriptores a las plataformas de streaming. De acuerdo al Harvard Business Review, librerías únicas son un gran diferenciador fundamental en la industria. Por otro lado, WITI30 señala que estos recursos están creciendo en importancia en la toma de decisión de los consumidores. Y Marketing Charts clarifica que detener la inversión en estos proyectos podría costar clientes.

Con este contexto, es lógico que las plataformas de streaming estén invirtiendo tanto dinero para crear contenido original para sus librerías. Esto es especialmente importante para Apple, que quiere iniciar desde cero un servicio de VoD con recursos propios, sin licencias de otras producciones. Si bien sus primeros proyectos generaron algunas dudas (y no es claro si son un éxito para Tim Cook y compañía), la tecnológica sigue adelante con ideas muy ambiciosas.

WeWork, ¿la clave del éxito para el streaming de Apple?

Variety reporta que la tecnológica dueña del iPhone está preparando ya una nueva serie que está basada en una historia real. Específicamente, su unidad de streaming TV+ estaría en el proceso de recrear el éxito y súbita caída de WeWork, la compañía de coworking, durante 2019. Se espera que el proyecto esté basado en el exitoso podcast de Lee Eisenberg y Drew Crevello, “WeCrashed: The Rise and Fall of WeWork”. No se tiene aún una fecha de estreno.

De hecho, se trata de la segunda serie que se ha anunciado sobre la caída de la gloria de esta marca de coworking. Hace unos meses que dos productoras anunciaron una adaptación para TV de un libro de dos reporteros del Wall Street Journal sobre WeWork. Sin embargo, la idea de Apple sería la primera que está confirmada para llegar a una plataforma de streaming. No se sabe con claridad sobre quién protagonizaría este contenido, ni cuántos capítulos tendría.

La gran idea de adaptar historias reales

No es la primera vez que se da a conocer que una plataforma de streaming tiene pensado el contar una historia real como parte de su contenido original. Por ejemplo, en 2019 se anunció que Netflix estaba preparándose para recontar la historia del equipo de fútbol de Tailandia que quedó atrapado en una cueva en 2018. Esta plataforma y Hulu, por separado, lanzaron dos documentales sobre el Fyre Festival, algo que de hecho casi les mete en problemas legales.

¿Será que la idea de Apple de recrear la historia de WeWork es una buena idea? De inicio, se podría decir que sí. Por todos estos ejemplos previos, además de la importancia del contenido original para fomentar suscripciones, es claro que hay un interés entre los consumidores sobre estos proyectos. Casi como los usuarios de streaming quisieran tener una visión más profunda de la locura y excesos que se viven en el entorno empresarial y emprendedor en el mundo.

Por otro lado, Apple sería la segunda empresa que se suma a esta carrera. Claro, podrá tener la ventaja de ser la única plataforma de streaming que distribuirá la historia de WeWork, algo que le dará un atractivo internacional que no tiene una cadena de TV. Por otro lado, la marca debe evitar a toda costa que la comparen con el proyecto que pretende adaptar el libro de los reporteros del Journal. Y si es el caso, entonces debe demostrar que su producto es superior.

Fuente: https://www.merca20.com/

Netflix, HBO, Prime Video y DAZN llegan ya a 6,3 millones de hogares

Netflix, HBO, Prime Video y DAZN llegan ya a 6,3 millones de hogares

Las plataformas de TV de las operadoras de telecomunicaciones (Movistar, Vodafone, Orange…) registran 6,7 millones de hogares.
Las plataformas de televisión por streaming, es decir, Netflix, HBO, Prime Video o DAZN, se ven en el 37% de los hogares españoles, según el Panel de Hogares de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) correspondiente al segundo trimestre de 2019.


Las plataformas de televisión por streaming, es decir, Netflix, HBO, Prime Video o DAZN, se ven en el 37% de los hogares españoles, según el Panel de Hogares de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) correspondiente al segundo trimestre de 2019.

Esa cifra se corresponde con 6,3 millones de hogares españoles, que ven contenidos audiovisuales online en Amazon Prime Video, Rakuten TV, FlixOlé, Sky, además de Netflix, HBO, Prime Video o DAZN. Son las llamadas plataformas OTT (over-the-top), que emiten contenidos audiovisuales a través de internet sin la implicación de los operadores tradicionales.

Prácticamente igualan a las TV de las telecos

Su crecimiento es tan importante que prácticamente igualan ya a las TV de las operadoras de telecomunicaciones (Movistar, Vodafone, Orange o Euskaltel), que registran 6,7 millones de hogares.

Éxito de las series

Sin duda, series de enorme éxito en audiencia en 2019 como Juego de tronos (HBO), Fleabag (Amazon), Chernobyl (HBO), The Crown (Netflix), ‘Euphoria’ (HBO) o Creedme (Netflix) han disparado las suscripciones de las plataformas por streaming.

También siguen teniendo un fuerte tirón series más antiguas como Stranger Things, Peaky Blinders, La Casa de Papel o Vikingos, en Netflix, o Sexo en Nueva York, Los Soprano o Big Little Lies en HBO.

Por su parte, según las cifras del Panel de Hogares de la CNMC, el líder indiscutible entre las TV de las operadoras de telecomunicaciones es Movistar, con 4,1 millones de euros, seguido de Vodafone, con 1,3 millones. En tercera posición se sitúa Orange, con 711.000 hogares y en cuarto lugar Euskaltel, con 460.000.

Cifras similares se desprenden del último informe de Marco General de los Medios en España 2020 elaborado por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC).

El 57% de los españoles consume TV de pago

Según este estudio, seis de cada diez españoles mayores de 14 años (un 57% concretamente) consume televisión de pago, tanto mediante las plataformas tradicionales como las OTT.

Las plataformas tradicionales de pago (Movistar, Vodafone u Orange) han crecido en casi once puntos hasta llegar al 33,6% de la población, con un claro dominio de Movistar, con el 20%; seguida por Vodafone, con un 6,8% y Orange, con un 4,8%. Entre las OTT, Netflix alcanza una audiencia del 35,3% seguida de Amazon Prime Video, con un 13,4%, y HBO, con el 11,7%.

Un 41 % de la población española consumió algunos de los canales de vídeo bajo demanda durante 2019, lo que supone un incremento de más de 12 puntos respecto a 2018, según los datos del informe de AIMC.

Si hay algo que ha marcado 2019 ha sido el gran auge que plataformas como Netflix, HBO, Amazon PrimeVideo o Rakuten TV han tenido entre los usuarios

Este estudio, que ofrece una radiografía de los medios de comunicación en España y de su consumo, detalla que «si hay algo que ha marcado 2019 ha sido el gran auge que plataformas como Netflix, HBO, Amazon PrimeVideo o Rakuten TV han tenido entre los usuarios».

Según un análisis del informe, los consumidores de las plataformas de vídeo bajo demanda superaron, por primera vez, a las tradicionales de pago, consumidas por un 33,6 % de la población.

Este dato difiere, aunque por poco, del ofrecido por el Panel de Hogares de la CNMC, que cifra en 6,3 millones de hogares con plataformas OTT (Netflix, HBO…) y 6,7 millones de hogares con plataformas de TV de pago de telecos (Movistar, Vodafone, Orange…).

CÁMARA DE CÁCERES

Además, la AIMC indica que 23.103.000 personas usaron ordenador en 2019, lo que supone un 57,3 % de la población mayor de 14 años (un 0,6 % más que en 2018).

Por su parte, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) aseguran que el 91,4% de los hogares de España (18.535.900) tiene internet.

Reacción de Atresmedia y Mediaset

Atresmedia (el grupo de Antena 3 y La Sexta) y Mediaset (Telecinco y Cuatro) están reaccionando con alianzas con sus competidores en TV de pago. Así, Atresmedia ya coproduce series con Movistar, Netflix y Amazon. Por su parte, Mediaset ha acordado con Amazon Prime Video la emisión de 4 series españolas:‘Caronte’, ‘Madres. Amor y Vida’, ‘El Pueblo’ y ‘Señoras del (h)AMPA’.