Las 7 mejores alternativas a Netflix para ver series y películas online

Las 7 mejores alternativas a Netflix para ver series y películas online

Las plataformas de reproducción de series y películas en streaming se han convertido en un elemento más del día a día de miles de personas, sustituyendo progresivamente a los hace años comunes videoclubs, al visionado de películas en televisión o a, en algunos casos, hasta a algunas visitas al cine.
En el caso de los más jóvenes, el paso de consumir contenido en webs piratas o de descargarlo ilegalmente al pago por consumir Netflix, HBO o Filmin es ya una realidad, y aunque se siguen descargando películas de forma ilegal habitualmente, la piratería ha descendido claramente en los últimos años.
Así, en poco tiempo se han disparado los consumidores dispuestos a suscribirse a plataformas de streaming de series y películas, y a pagar por visionar contenido: el 24,8% de los españoles paga ya por un paquete de contenidos, a pesar de que los más usados no desembarcaron en España hasta 2015 y 2016, frente al 16,9% que continúa descargando de internet, según el último estudio del Ministerio de Agenda Digital sobre consumo de contenidos digitales.
Además, el 15,9% los consume de forma diaria, y, según otra investigación, los clientes de estos servicios de streaming emplean ya entre una y dos horas al día a ver películas y series, por lo que no es difícil de entender que se hayan multiplicado las opciones entre las que elegir: de las archiconocidas Netflix y HBO a la recién llegada Filmstruck o a webs nacionales como Filmin.
Incluso ahora además parece que Apple podría entrar también en esta guerra ofreciendo una suscripción por su contenido en televisión, y ya ha anunciado un acuerdo con el expresidente y la ex primera dama de EEUU Barack y Michelle Obama para que produzcan contenido para su plataforma, así como otro con la mundialmente conocida presentadora de televisión Oprah Winfrey.
¿Sabes bien cuáles son las principales diferencias entre unas plataformas y otras? ¿Cuál es la más barata, la que cuenta con más títulos o la más especializada? ¿Usas la que más te compensa, la que se ajusta más a lo que quieres, o solo la más conocida?
Para que no te quede ninguna duda, hemos pedido todos los datos acerca de su contenido a cada una de las plataformas de series y películas en streaming disponibles en España, y estas son las conclusiones que hemos sacado. Dentro vídeo.

Netflix, el gran líder a batir

  • Precio: desde 7,99€, con calidad standard y un dispositivo; a 10,99€, con calidad HD y 2 dispositivos, o a 13,99€, con calidad HD y UHD 4K (en algunos títulos) y 4 dispositivos.
  • Periodo de prueba gratis: Sí, de un mes.
  • Número de títulos disponibles: La empresa no proporciona esos datos.
  • En qué idiomas: Gran variedad. Multitud de contenidos están disponibles con audio en español, inglés, francés, alemán e italiano, y con subtítulos en los mismos idiomas más rumano y árabe, pero desde la empresa especifican que solicitan todos los recursos de idiomas posibles y que cuando están disponibles los ofrecen.
  • Visionado offlineSí, de algunos contenidos, pero solo en la app de la plataforma.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: Sí, a través de su sistema de algoritmos que aprende de las búsquedas y preferencias del usuario haciendo sus propias recomendaciones a medida que el usuario va interactuando con la plataforma, añadiendo o valorando títulos a su visionado, etc.

Por qué Netflix es el líder del mercado: La gran plataforma de streaming es la más conocida y utilizada. La usan el 60,7% de los usuarios de plataformas de vídeo a la carta.
Su mayor atractivo es su amplio catálogo, con el que se pueden repasar series muy antiguas al completo (Friends, Aquellos maravillosos 70) o visualizar contenido nuevo, original de la plataforma y muy demandado (House of cards, NarcosPor 13 razones), ahora también producido en España (Las chicas del cable Paquita Salas), así como cine con gran éxito en la gran pantalla (Interstellar, El renacido, Vaiana).
Netflix fue de las primeras plataformas de este tipo que llegó a España, en 2015, cuando solo existía en el país Wuaki.tv y Filmin, y su fácil interfaz y su versatilidad (se puede consumir en su app móvil, sin conexión a internet y en multitud de dispositivos) son razones que sin duda han contribuido a su éxito.
Además, es la opción más barata si se comparte la cuenta con cuatro personas (ya que puede utilizarse en cuatro dispositivos simultáneamente), por lo que sale a 3,5 euros al mes, un precio que solo iguala Filmin y si se paga un año entero, y Amazon Prime, que es gratis para los clientes de Prime.
A pesar de que el liderazgo de Netflix es evidente (con 125 millones de usuarios suscritos en todo el mundo), puedes darle una oportunidad a otras plataformas que ofrecen contenido que le falta al gigante, como un gran catálogo de cine o producciones no estadounidenses.
Otro de sus inconvenientes es que el catálogo presenta grandes diferencias según en qué país se consuma, y que no se puede consultar a menos que estemos suscritos a la plataforma (con la excepción de sus contenidos propios, que sí pueden analizarse aquí─. Asimismo, el catálogo se amplía mes a mes pero también hay contenidos que desaparecen.

Movistar+, contenido propio a descubrir… si ya pagamos sus tarifas

  • Precio: depende del paquete de Movistar contratado ─con internet y teléfono móvil─.
  • Periodo de prueba gratis: No.
  • Número de títulos disponibles: Movistar Series cuenta con más de 3.700 episodios.
  • En qué idiomas: En versión original, dobladas o subtituladas.
  • Visionado offline: Sí, en la app de Movistar+ con un máximo de 60 descargas al mes.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: No.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: Lo más llamativo de Movistar+ en materia de películas y series son sus contenidos propios en español (La pesteMira lo que has hecho, La zona) que la plataforma estrena cada mes, tanto series como programas de televisión, aunque también cuenta con un catálogo amplio de películas muy sonadas.
A nivel monetario, la oferta de Movistar+ es difícil de explicar por la multitud de opciones que ofrece. Para empezar, para acceder a ellas es necesario contar primero con uno de sus paquetes de internet más línea móvil. Después, es posible contratar el canal de cine, con más de 1.500 películas y un estreno cada noche, por unos 10 euros al mes, o Movistar Series, que se estrenó este año con 12 series de producción original, por unos 7 euros al mes.
Los precios dependen del paquete de Movistar que se tenga contratado y también de cómo se combinen los diferentes canales que se quieran contratar ─como los de cine, series o fútbol─, por lo que los precios que aquí se indican son meramente orientativos.
Asimismo, en la suscripción a Movistar, además de contenidos propios, se pueden visualizar series de Netflix, HBO y Amazon, entre otras. Si se cuenta con internet contratado con Telefónica, puede ser interesante, sobre todo por los contenidos propios, aunque sin duda es una opción más difícil que escoger que otras debido a la imposibilidad de probarlo gratis y de contratarlo individualmente.

Amazon Prime Video, el complemento de Amazon Prime

  • Precio: Gratis para los clientes de Amazon Prime, o por 19,95€ al año para los no clientes.
  • Periodo de prueba gratis: Sí, de un mes.
  • Número de títulos disponibles: Dato no disponible.
  • En qué idiomas: Muchos de los contenidos están disponibles doblados y subtitulados, y los que no lo están siempre pueden disfrutarse en Versión Original.
  • Visionado offline: Sí, descargando previamente los títulos desde la app de Prime Video.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: No.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: Amazon apuesta en este servicio que proporciona gratuitamente a sus clientes Premium ─los que pagan anualmente para no tener que pagar individualmente por los gastos de envío de cada compra que hagan en Amazon─ por contenidos originales, al igual que Netflix y HBO, que incluso lleva a festivales, intentando competir así frente a películas que sí se estrenan en la gran pantalla.
Así, destacan sus Prime Originals (The Grand Tour, Sneaky Pete The Man in the High Castle) y la parte de contenidos extra X-Ray, que permite identificar actores y canciones, explorar biografías y ver curiosidades de las películas y series.
Al igual que en Netflix, el catálogo no puede consultarse si no se es suscriptor, y es diferente si se es cliente en Estados Unidos o en España. Además, para muchos resulta un inconveniente que no cuente con todos sus contenidos doblados al español.
Parece una buena opción que probar si se tiene ya Prime, de lo contrario, no suena demasiado como una plataforma que contratar de forma individual ni como alternativa a las demás.

HBO, la aclamada por crítica y público en todo el mundo

  • Precio: 7,99€ al mes, con derecho a 2 streamings simultáneos y a 5 dispositivos registrados.
  • Periodo de prueba gratis: Sí, de un mes.
  • Número de títulos disponibles: Más de 6.000 contenidos, contando cada capítulo de cada serie.
  • En qué idiomas: Todos los contenidos están disponibles en VO y doblados al castellano. Los subtítulos disponibles son también castellano e inglés para todos los contenidos.
  • Visionado offline:No disponible, aunque desde la compañía aseguran que «llegará en un futuro próximo».
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: No.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: La plataforma popularizada por Juego de tronos, ahora también por Westworld es la más conocida internacionalmente de esta lista junto con Netflix y Amazon Prime Video. Recientemente ha anunciado que ya cuenta con 142 millones de usuarios.
En España lleva desde diciembre de 2016 ─Netflix lo hizo en octubre de 2015─, y sus series propias son su principal fuerte. Al igual que en el otro gigante de los contenidos en streaming, el cine en la plataforma deja bastante que desear. Tampoco permite que se consulte su catálogo sin estar suscrito. Es más común que la utilice público más adulto que el de Netflix.
A nivel de dispositivos, resulta menos cómoda de utilizar, ya que HBO no puede utilizarse en Xbox y su aplicación móvil ha suscitado quejas de todo tipo.

Sky TV, la opción más familiar

  • Precio: 10€ al mes, tarifa única, con reproducción simultánea en tres dispositivos.
  • Periodo de prueba gratis: Un mes.
  • Número de títulos disponibles: Sin datos concretos.
  • En qué idiomas: Sin datos concretos.
  • Visionado offline: No.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: Sin datos concretos.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: Sky es una plataforma en la que ver canales de televisión, así como series y películas a la carta, que llegó a España en septiembre de 2017. En ella se pueden ver Fox, TNT, Canal Historia y Comedy Central, entre otros: hasta 16 canales difíciles de encontrar por otra vía en España.
Además, todo el contenido emitido por dichos canales puede consumirse hasta 30 días después de su emisión. Frente a Netflix, parece una opción interesante para quien esté interesado, más que en solo ver estrenos de series y películas, en tener gran variedad de canales que disfrutar en familia y en la televisión del salón, o también en su app para iOS y Android, con contenido muy diferente.
Cuenta con títulos muy conocidos como The walking dead, Mentes criminales, Los Tudor, The Big Bang Theory Cómo conocí a vuestra madre. En Reino Unido es una plataforma muy extendida entre familias y seguidores del deporte, aunque en España no tiene ese punto fuerte.

Filmin, la pionera en España y líder en cine independiente y los festivales

  • Precio: desde 7,99€ al mes, si se contrata solo un mes, a 6,99€ al mes si se contrata por un año, con reproducción en 2 pantallas simultáneas.
  • Periodo de prueba gratis: No.
  • Número de títulos disponibles: unos 10.000, aunque cambia cada día. Se puede consultar sin estar suscrito aquí.
  • En qué idiomas: La mayor parte de los títulos están disponibles en VO y con subtítulos en castellano, aunque también los hay doblados al castellano y suelen contar con subtítulos en catalán.
  • Visionado offline: Sí, para dispositivos móviles.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: No exactamente. Cuenta con un sistema que selecciona una película para el espectador según varios criterios (género, época, etc.), y también recomienda películas a través de su blog.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: Filmin es ya la plataforma del cine ─y solo cine─ independiente por excelencia, y la competencia española de las gigantes Netflix y HBO, aunque llegó a España mucho antes que estas: en 2007.
Un gran punto a favor es que puedes ver películas de forma esporádica sin estar suscrito, así como que da acceso a festivales y cine independiente imposible de encontrar en ninguna otra plataforma de la competencia.
Los títulos disponibles en Filmin están elegidos con cuidado, y se nota, y también lo están las categorías en las que divide su catálogo, que varían según lo que marque la actualidad.
Es más compleja que las plataformas anteriores en cuanto a modo de suscribirse, ya que cuenta con varios tipos de suscripciones mensuales y anuales.
Los más caros permiten ver algunos de los últimos estrenos que se han añadido a la plataforma: por 14,99 euros por un solo mes, por ejemplo, pueden verse tres de los últimos estrenos, y con una suscripción anual de 9,99 euros al mes se pueden visionar 25 películas de este tipo. También cuenta con suscripciones especiales con revistas como Mongolia, Jot Down o So Film.
Además, aunque el concepto más extendido de plataforma de streaming es aquella web en la que puedes ver multitud de series, incluso en el momento en el que las estrenan, pero en el caso de las películas es muy diferente: las plataformas tienden a ser un espacio donde repasar películas de hace años.
Filmin da la vuelta a este concepto dando la posibilidad de disfrutar de cine que aún no se ha estrenado en la gran pantalla dando acceso con su web a festivales de cine online como el Atlántida Film Fest, que la misma plataforma organiza, o del Festival DocsBarcelona, entre otros. En ella abunda también el cine de diversas nacionalidades y el cine clásico.

Filmstruck, la más cinéfila y recién llegada

  • Precio: 5,99€ al mes o de 59,90€ al año (4,99€ al mes).
  • Periodo de prueba gratis: Sí, de 14 días.
  • Número de títulos disponibles: Unos 200 aproximadamente.
  • En qué idiomas: Todo está disponible en versión original y con subtítulos, y algunos contenidos se pueden encontrar también doblados.
  • Visionado offline: No por ahora.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: No, aunque sí tiene previsto recomendar, a nivel general, títulos que crea que pueden resultar de interés al público español.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: La plataforma de cine ─y solo cine─ en streaming de Warner Bros y Turner International llegó a España a principios de juniotras años de funcionamiento en EEUU, Reino Unido y Francia, buscando ocupar ese hueco entre los servicios de series y películas en streaming más generalistas y los más especializados.
Parece que ofrece cine un poco más diverso que las más generalistas (de más nacionalidades, épocas, directores diferentes), aunque el catálogo puede resultar, por lo pronto, algo pequeño.
Su punto fuerte es el cine clásico y de autor, y también llaman la atención sus contenidos extra, como sus entrevistas con los directores. También es de destacar que un tercio de la colección es cine europeo, lo que es de agradecer ante el exceso de contenido estadounidense, así como cine asiático.

Rakuten TV o cómo llevar la gran pantalla a casa

  • Precio: Se compran o alquilan las películas de forma individual y sin estar suscrito (Rakuten TV).
  • Periodo de prueba gratis: No, pero la primera vez que se compra o alquila una película es más barata.
  • Número de títulos disponibles: Más de 40.000 títulos en Europa, y dicen tener el catálogo más amplio del continente en 4K HDR.
  • En qué idiomas: Castellano, inglés, francés, alemán, portugués y holandés.
  • Visionado offline: Sí.
  • ¿Recomienda títulos de forma personalizada?: Sí, según lo que consuma el usuario.

Por qué puede ser una buena alternativa a Netflix: Rakuten TV es quizá la más desconocida de todas las plataformas de la lista. Es, junto a Filmin, de origen español ─antes Wuaki.tv, más conocida─ aunque hoy pertenece a la asiática Rakuten.
Buscan posicionarse como la plataforma que antes incluye las películas que acaban de pasar por las salas de cine y por convertir el cine en casa en una experiencia lo más parecida posible a la de la gran pantalla, y en ese sentido dicen contar con el catálogo más amplio de Europa en 4K HDR.
Por el mismo motivo, cuentan con más cine mainstream o que han tenido más éxito en taquilla que con títulos independientes o de autor. No destaca por su colección de series.
También es particular en cuanto al modo en que se pueden ver sus películas, modalidad solo disponible en la versión española de la plataforma. Se pueden comprar o alquilar películas recién estrenadas y también cuenta con un servicio de suscripción con películas y series, denominado Rakuten Wuaki (por 6,99 euros al mes, y en ese servicio sí hay un mes de prueba gratis).
Los precios de las películas van de los 2 euros hasta los 13 euros por contenidos en 4 K HDR, aproximadamente. En el caso de alquilar una película, el usuario puede disfrutar de ella durante 48 horas y si en cambio la compra, la tendrá disponible para siempre.

El streaming acaba con la tele tradicional

El streaming acaba con la tele tradicional

La televisión lineal sucumbe ante los modelos a la carta, que también están revolucionando el mercado de pago. Los nuevos actores se imponen en una industria que dibuja su futuro sobre la marcha y cambia los hábitos de los espectadores.
El mando de la tele está cambiando, hasta el punto de haberse convertido en algo prescindible mientras el espectador tenga un dedo capaz de controlar un móvil o una tableta. Porque el televisor tampoco es ya el rey de una casa en la que portátiles y otros dispositivos hacen las veces de caja tonta, que resulta cada vez más inteligente. La nueva televisión ya no es lo que era: no existen horarios, no hay que consultar la parrilla en una revista y ni siquiera es necesario estar en el sofá. De hecho, no son necesarios los canales de televisión para ver televisión. Ni una parabólica.

Tampoco hace falta esperar para ir al baño o sentarse todos juntos para ver ese programa o esa serie tan esperados (porque eso de aguantar la intriga una semana, hasta el próximo capítulo, es algo del pasado). La televisión ya no es televisión: es streaming. Y eso lo cambia todo.

Un canal para cada uno
A principios de los 90 comenzó a popularizarse la televisión de pago, al principio con tímidos ejemplos como Canal+. La posibilidad de acceder a contenidos premium previo pago de una cuota mensual creaba un segundo mercado televisivo en el que los cortes publicitarios se evitaban, y donde se podía consumir la avanzadilla de los contenidos punteros. La expansión del cable y el satélite trajo las plataformas digitales, donde se multiplicaban los canales de pago y se tematizaban: uno para cine, uno para niños, uno para deportes… Suponía romper el modelo generalista para crear pequeñas parcelas de contenidos, lo que permitía llegar mejor a cada espectador, que encontraba sus almas gemelas televisivas en la pantalla. El elevado precio de estas plataformas mantuvo a raya la amenaza, pero la llegada de Internet no sólo cambió la forma de distribuir los contenidos (arrinconando progresivamente al satélite o el cable), sino la forma de consumirlos. El primigenio Internet apenas permitió el desarrollo de este mercado, que se ha mantenido agazapado hasta que la fibra y las altas velocidades de conexión se han convertido en algo cotidiano. Es cuando ha despertado la bestia.
La televisión a la carta
Las mejores y mayores capacidades de Internet han hecho posible el nacimiento de plataformas OTT (Over The Top) como Hulu, Netflix o HBO. El negocio es diferente al de una plataforma de televisión digital por satélite, ya que estos servicios no han basado su éxito en la difusión de canales lineales premium, sino en catálogos de contenidos en streaming que se consumen a la carta. Incluso los canales tradicionales disponen de plataformas similares para distribuir sus contenidos, como es el caso de Mi Tele (Mediaset España) o Atresplayer (Atresmedia). El modelo de Netflix o HBO es el mismo, con la diferencia de ofrecer contenidos de terceros, principalmente películas y series. Su éxito ha convertido a estas plataformas en estudios cinematográficos que destinan centenares de millones en la producción de sus propios contenidos como arma para diferenciarse en un mercado que empieza a atomizarse: a Netflix (que invertirá 7.000 millones de dólares en 2018), se unen HBO, Amazon Prime Video (ha invertido 4.500 millones este año), Showtime o RakutenTV (antes Wuaki). Pero el número real de plataformas es desconocido, ya que cada país tiene sus propios productos locales. En paralelo, la amenaza de Apple, Facebook y Google de comenzar a producir contenidos para crear sus propias plataformas, movimientos que en muchos casos ya están en marcha, o el anuncio de Disney tras su ruptura con Netflix. Nunca fue tan fácil y tan barato crear una plataforma digital de este tipo, cuyo éxito reside en la ruptura absoluta de modelos anteriores, cuya decadencia se evidencia en la pérdida de 16,7 millones de abonados a televisión por cable y satélite que ha habido en 2016 solo en Estados Unidos o a los 40 millones que dejarán estas plataformas en 2021, según previsiones de EMarketer. En Estados Unidos, Netflix ya tiene más suscriptores que la televisión por cable. Pero la paradoja es que los canales temáticos no tienen de qué preocuparse…
Confluencias
La siguiente evolución de las OTT es un regreso al pasado, ya que las nuevas plataformas que buscan conquistar el mercado combinan el modelo de contenidos a la carta con la distribución de canales lineales, tanto premium como en abierto. En España el primer caso ha sido Sky, la operadora británica que por 10 euros al mes ofrece 12 canales temáticos de series, cine, documentales y programas infantiles, y contenidos a la carta. Todo ello con una simple conexión a Internet, nada de descodificadores, antenas o instalación. Está pensado para dispositivos como móviles, ordenadores y tabletas, con la posibilidad de verlo en televisión gracias a un pequeño aparato que venden por apenas 25 euros, y que en realidad funciona como un Android TV, un Apple TV o un Fire TV de Amazon, los dispositivos que convierten en inteligentes a los televisores que aún no lo son.
Sky es la primera plataforma de este tipo en España, pero Estados Unidos, como casi siempre, lleva la delantera. Allí ya operan DirecTV Now, que ofrece desde 60 canales por 35 dólares al mes, hasta 120 canales por 70 dólares. La competencia es feroz porque existen otras plataformas similares, como Sling, y otros actores que antes no eran una amenaza, como es el caso de PlayStation (que ofrece en PlayStation Vue paquetes de entre 40 y 75 dólares al mes por contenidos premium, incluyendo cine y deportes) o de YouTubeTV, que demostró lo en serio que van las BigFive en estos temas cuando anunció un paquete de más de 40 canales por 35 dólares al mes.
Este panorama arrincona a las telcos, que han fiado su diferenciación también a la televisión. En los últimos años, la inversión que han realizado las principales compañías proveedoras de servicios de telecomunicaciones ha sido notable, lo que ha incrementado el número de abonados a televisión de pago hasta cifras récord: España ya ha superado los 6 millones de suscriptores, a pesar de ser uno de los países con mayor cantidad de canales de Televisión Digital Terrestre (TDT). La discutible calidad de su programación y las características del mercado español, donde dos actores se reparten a la audiencia, han llevado a muchos usuarios a adentrarse en la televisión de pago. Entre otras cosas porque los paquetes convergentes de Internet y teléfono se han encargado de ello gracias a precios muy competitivos y a la necesidad de contratarlas para acceder a deportes como el fútbol, que ha perdido la gratuidad. De nuevo, la confluencia entre modelos es parte de la estrategia: Vodafone regala HBO a sus clientes de televisión como forma de contrarrestar el enorme poder de Movistar+ en el sector, basado no tanto en los canales que ofrece (pues la mayoría están en todas las plataformas) cuanto en los contenidos de sus canales exclusivos (cine de estreno, deportes o #0, un canal generalista propio que canaliza sus inversiones en ficción). Pero en este mercado cualquier reinado es tan volátil como en ‘Juego de Tronos’. Ya lo hemos visto en televisión. O en el móvil.
Plataformas para todos
Las plataformas de contenidos en streaming se suelen circunscribir a productos de ficción, pero los deportes ya exploran el modelo. Es el caso de beIN Connect, que ofrece el fútbol en directo por 9,99 euros mensuales, o de OpenSport, que aglutina una serie de competiciones, desde MotoGP hasta lucha, por el mismo precio. En este caso, es posible abonarse una única semana por 4,99 euros, mientras que beIN Connect también ofrece 9 canales de entretenimiento como opción adicional. Otro caso es Filmin, que ofrece cine por 8 euros al mes.
La flexibilidad de todas estas plataformas es absoluta, liberando a los espectadores de ataduras y permitiendo que se den de alta y de baja al instante en cualquier momento. Una libertad a la que los usuarios se están acostumbrando y que nos podría invitar a pensar en la necesaria flexibilidad de las plataformas de las telecos, pero sería caer en un error. Basta con revisar su estructura: difusión de canales de terceros combinados con canales propios o contenidos a la carta exclusivos. Estos últimos son los que marcan la diferencia, dado que los canales están disponibles en cualquier plataforma competidora. La única diferencia real radica en que darse de alta o de baja en las plataformas de las telcos implica migrar también Internet y teléfonos, lo que limita la libertad de movimiento de los usuarios. Y ese es precisamente el objetivo cuando la fibra es simétrica para todos y las llamadas son ilimitadas, y con precios similares: solo la tele es una distinción real.

HBO y la CBS se pasan a la televisión en streaming

HBO y la CBS se pasan a la televisión en streaming

La cadena televisiva CBS, una de las más importantes de los Estados Unidos, anunció el jueves que lanzará un servicio en línea que empezará a funcionar en breve y se regularizará en 2015, donde se podrán ver series como Star Trek o Twin Peaks.
La decisión fue tomada prácticamente como respuesta inmediata a Time Warner, que un día antes había informado que el año próximo estrenará una plataforma digital para HBO, donde se emitirán éxitos como Game of Thrones o Girls.
El servicio se llamará CBS All Access y costará 5,99 dólares mensuales, ofreciendo 15 series de máxima audiencia (un día después de su estreno en la televisión paga), así como episodios antiguos de otras series como The Good Wife o Cheers.
«Queremos que nuestra audiencia pueda ver en directo y bajo demanda cuando quiera y donde quiera», aseguró el presidente de la división interactiva de la CBS, Jim Lanzone.
«Es una parte importante de nuestro futuro. Nuestro trabajo es hacer el mejor contenido que podamos y permitir que la gente disfrute de él de la forma que quiera. El mundo se está moviendo en esa dirección», apuntó, en tanto, el jefe ejecutivo de CBS, Les Moonves a The New York Times.
Desde HBO, en tanto, buscan no sólo potenciar su ya de por sí elogiada programación (tanto en crítica como en audiencia), sino también ofrecer al público un formato mucho más personalizado de servicios que, sin lugar a dudas, amenazará a las cadenas de televisión para abonados.
Ambas compañías se unen así a Netflix y Amazon, otros gigantes que ya están instalados en la nube y que contribuyeron a que en 2013 se registarara una caída de más de un cuarto de millón de suscriptores de televisión por cable en los Estados Unidos.
Que estos dos gigantes realicen este movimiento casi al unísino y en este momento no es una casualidad. Los paradigmas vigentes en cuanto a consumo de entretenimiento están quedando obsoletos. No sólo se ve obligado el cine a cambiar ante la arremetida del cine doméstico y el avance de las series televisivas. Ahora son éstas las que tienen que diversificar su método de distribución para hacer frente así a un público que cada vez más elige otras plataformas que no son la televisión para disfrutar de sus series preferidas.
Al mismo tiempo, ambas cadenas inician un camino que las desmarca de los paquetes tradicionales de cable que incluyen una programación estándar que, la mayor parte de los clientes, no suelen utilizar en su totalidad sino en parte.
«En este 2015 lanzaremos un servicio independiente de HBO en Estados Unidos. Trabajaremos con nuestros compañeros actuales y exploraremos modelos con otros compañeros. Hay 80 millones de hogares que no tienen HBO y usaremos todo lo que esté a nuestra disposición para ir tras ellos», opinó el presidente de la cadena Richard Plepler en una entrevista concedida al diario The Guardian.